Palestina: gases y resistencia

En la madrugada del viernes reabrazamos nuestr@s compañer@s que fueron detenidos en Beit Jala (Belen) por llevar comida a una familia palestina sitiada por la construcción del Muro. Estaban bien pero nos contaron y nos enseñaron en un celular un par de fotos colgadas en el interior de la estación de policía: una mujer militar que sonriendo a la camara que acañona y estrangula a un palestino con los ojos vendados. Estas fotos las tienen pegadas a la pared de su oficina, los torturadores sionistas. Una Abu Ghraib de Israel. Quien sabe cuantas más hay por el planeta.
Hay que agregar que cuando llamamos al embajada italiana, para tutelar la integridad de nuestr@s compañer@s, un funcionario nos dijo: “No se preocupen, la tortura no existe”. Un pequeño ejemplo del silencio complice de los gobiernos capitalistas con Israel.

La V Conferencia Internacionale de la Resistencia Popular Palestina en Bil’in retomó los trabajos. En programa también había un slideshow que no se pudo mandar por las detenciones que sufrimos pero que sí se pudo difundir por otras vías y en un evento en el Alternative Information Center de Belen. Es el mensaje del CCRI CG sobre los bombardeos de Gaza, leido en enero de 2009, traducido al ingles

El viernes por la tarde acabaron los trabajos con una asamblea de resumen sobre los tres talleres que hubo el jueves: la campaña de boicot, desinversión y sanciones contra Israel; la defensa del derecho internacional; la conformación de la Red Internacional por la Resistencia Popular Palestina Noviolenta.

De ahí marchamos hacia el Muro (que en esta zona rural son dos lineas de malla ciclonica en el medio de las cuales corre un camino por donde pueden ir sólo vehículos militares) que roba las tierras de Bil’in entregandolas a un asentamiento ilegal de israelíes construido ahí cerca. Participamos alrededor de 300 personas en esta marcha que se repite cada viernes desde
más de cinco años. El 19 de abril, en un viernes como muchos, un cohete de lacrimogenos israelí mató a Bassem, querido y amado luchador del pueblo. Su cara estaba por todo lado: banderas, carteles, mantas. Estuvo y está con nosotr@s, vive.
La marcha salió de su tumba, repleita de flores y banderas.

Como cada viernes, al llegar a la zona del Muro, fuimos recibidos, por una lluvia de gases disparados por los militares desde el otro lado de la barrera. Por alrededor de una hora l@s manifestantes y l@s soldados se enfrentaron: l@s manifestantes haciendo acciones simbolicas, como colgar banderas de Palestina a la malla o tratando de hacerle hoyos, y los militares probando toda clase de cohetes, gases, balas. Los soldados atacaron varias veces la marcha acercandose con escudos y granadas pero siempre fueron rechazados con lanzamientos de piedras. También se pudo simbolicamente alcanzar el lugar en donde fue asesinado Bassem para recordarlo con consignas, bajo la continua lluvia de cohetes.

De repente la marcha fue agredida por dos lados y para evitar que fueramos partidos y un grupo se quedara aislado, nos fuimos tod@s al pueblo. Vimos por lo menos una decena de heridos por los cohetes de los militares: un manifestante fue llevado en ambulancia cuando le dispararon en plena frente, abriendosela. Otros dos heridos son de nuestro grupo, pero nada de grave. Hubo, por supuesto, un montón de gente intoxicada, con asma, nauseas, vomito.

La diferencia de armas, entre pueblo y ejército, no es calculable. Manos contra escudos, banderas contra cohetes, piedras contra balas. Sin embargo, pese los muertos, los heridos, las incursiones nocturnas y los presos, ahí estan l@s palestin@s, defendiendo su tierra. Como decía una manta: “Rehusamos a morir en silencio”.

Video de la marcha y los enfrentamientos en Bil’in

Fotos de la marcha en Bil’in

El sabado fuimos a Hebron. Una ciudad antigua y hermosa, desfigurada por la ocupación israelí y los colonos sionistas. Hace unos años, el casco viejo ha sido infiltrado por colonos judíos respaldados por el ejército que se apoderaron de unas casas antiguas. Y siguen, un poco a la vez, ocupando las casas de l@s palestin@s, que son desalojados o hasta asesinados. Los
colonos viven así, en medio a los palestinos, con militares israelíes en sus techos, torres, alambre de puas, metralladoras.

El plan a largo plazo de Israel es llenar de colonos israelíes el maravilloso centro historico de Hebron y lo está consiguiendo haciendoles la vida imposible a l@s palestin@s. Adentro de la ciudad hay entre 60 y 90 check-point (puestos de control militar) y cientos de calles cerradas que dividen Hebron en zonas de apartheid, es decir en zona donde l@s arabes no
pueden ir. Los colonos que cumplen esta misión son de los más radicales, ya que son un puño de gente armada (algo más de medio millar) que se dedica a atormentar la vida de casi 200,000 moradores de Hebron palestinos.

En el 1994 un colono entró a la Tumba de Abraham, una mezquita en el centro historico de la ciudad, y disparó matando a 29 musulmanos que estaban rezando. Los colonos de Hebron le hicieron una estatua, considerandolo héroe. Un monumento al racismo asesino.

La ciudad vieja es un desierto, con calles vacias e inacesibles, con el mercado arabe cubierto por lonas porque los colonos avientan piedras, basura, desechos, desde las casas altas que ocupan.

Es muy fuerte. Los militares y los colonos andan armados por los techos, amenazandonos; l@s palestin@s nos invitan a sus casas a tomar un café y nos cuentan sus tragedias, sus vidas.

Es la historia de B., un niño de siete años, a quien los colonos le aventaron acido en los ojos y quedó casi ciego. Nos habla pero no nos ve. Es la de M. que nos enseña la cicatriz del balazo que le dieron en el pecho el mismo día que ejecutaron a su esposa. Es la de una puerta negra que está ahí, entre los callejones del centro: la puerta de una casa quemada, donde ardieron una madre y su hija por un ataque de los colonos. Es la de Z., diez años, que nos cuenta de sus primeros dos días de cárcel y de su primera dosis de tortura que le tocó en febrero… un sin fin de historias que cruzan Hebron como cicatrices.

Hay sabados en que se abre un portón de metal en una plaza y de ahí salen colonos y turistas judíos en “visita” por la ciudad, escoltados por decenas de militares armados. Andan así, como fuese normal, disfrazando esta provocación militar de paseo turístico. Este sabado no salieron. Un grupo de manifestantes, entre los cuales anarquistas de Israel y judíos en contra de la ocupación, impidieron pacificamente (aunque hubo 4 arrestos) que se abriera el portón de metal, encerrando por una vez a los colonos y dejando libre por una tarde Hebron, hermosa y antigua ciudad de Palestina.

Fonte: Nodo Solidale, 24 aprile 2010

Posted: April 28th, 2010
at 10:34am by ironriot

Tagged with , , , ,


Categories: palestina,repressione

Comments: No comments